La Medicina Integrativa, conocida también como medicina integrada o salud integrativa, es un concepto que combina la medicina científica con terapias alternativas. Sus practicantes plantean que las enfermedades son desequilibrios, y que el enfoque es restablecer el equilibrio más que combatir la enfermedad. Su definición se define como “la práctica de la medicina que reafirma la importancia de la relación entre tratante y paciente, atiende a la persona como un todo, está informado sobre todas las pruebas y hace uso de todas las aproximaciones terapéuticas apropiadas, profesionales de la salud y disciplinas para conseguir una salud y curación óptimas“.

 

En resumen y con palabras que podamos entender todos. Consiste en tratar al cuerpo en su totalidad, no como si fueran partes separadas y utilizando todos los recursos y herramientas de las cuales dispongamos para encontrar el mejor tratamiento posible para nuestro paciente. Esto se traduce en un trabajo de equipo en el cual se integran multitud de disciplinas y de profesionales que se ponen de acuerdo en el tipo de tratamiento a seguir, con el fin de conseguir la curación y no solo el efecto paliativo.

 

El gran desconocimiento de este tipo de prácticas creyendo que son desarrollados por gurús y curanderos ha creado muy mala imagen y recelo en muchos sectores, además de que todo lo que tenga que ver con una reducción de medicamentos en cualquier planteamiento siempre es controvertido en este sector con la gran influencia de la que goza la industria farmacéutica. Cuantas veces hemos acudido a nuestro medico de cabecera y no nos ha dado ninguna respuesta mas allá de recetar algún medicamento, que incluso él sabe que no nos va a curar nada, simplemente como método paliativo y para que pase el siguiente en la consulta. Y no menos importante sin ni siquiera mirarnos a la cara mas de 5 segundos, para luego seguir tecleando en el ordenador. Esta falta de empatía es una de las carencias que se quieren evitar dentro de los profesionales que nos dedicamos a la salud integral. Dando un servicio personalizado y atendiendo a cada persona como lo que es, un ser único que requiere de un plan de acción único.

 

 

No tiene ningún sentido que acudamos a nuestro médico para describirle un dolor de estómago y nos recete medicamentos sin ni siquiera preguntarnos qué estamos comiendo. Esto es un sin sentido que lo único que consigue es cronificar determinadas enfermedades y un consumo casi siempre abusivo de medicamentos, generando a demás un deambular por varias consultas de especialistas que diagnostican por separado generando incluso duplicidades en las pruebas y/o la medicación.

 

Desde la medicina integrativa se realizaría un diagnostico personalizado y completo y se trabajaría con la alimentación en primer lugar como base sólida para una correcta salud, tendiendo en cuenta absolutamente todos los parámetros que pudieran estar interfiriendo en la salud de nuestro paciente, pudiendo así personalizar las pautas e incluso evitar el tratamiento medicamentoso, evitando así efectos secundarios no deseados y sobre todo resolviendo el problema de una vez y para siempre.

 

Otro factor del cual nos estamos olvidando es el de la prevención. A las autoridades sanitarias se les llena la boca de hablar de prevención, pero su prevención se basa en la realización de pruebas diagnosticas de forma periódica lo cual lo único que puede conseguir es que una vez detectada la enfermedad se trate lo antes posible pero, ¿no sería mucho mas racional enseñar hábitos y conductas que reduzcan las posibilidades de padecer estas enfermedades?

 

Club Nutrilovers trabaja a través de sus programas con este enfoque integral y cientos de personas con resultados positivos avalan estos métodos mucho más seguros y completos.

 

 

Medicina integrativa

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS), que representa el consenso de las principales organizaciones médicas internacionales y orienta las políticas públicas, aprobó una estrategia para los años 2014 a 2023 a favor de la integración de las medicinas tradicionales y complementarias en los sistemas nacionales de salud.

Las recomendaciones de la OMS son muy claras:

  • Aprovechar la contribuciónde las medicinas tradicionales y complementarias a la atención de la salud centrada en las personas.
  • Promover la utilización seguray eficaz de las terapias complementarias mediante la reglamentación.
  • Fomentar la coberturasanitaria universal por medio de la integración de las terapias complementarias en los sistemas nacionales de salud.

“A los ciudadanos europeos les gustaría que las medicinas complementarias fueran accesibles a través de los hospitales y centros de atención, y que fueran ofrecidas tanto por médicos como por terapeutas bien formados”, según el informe CAMbrella, encargado y financiado por la Unión Europea.

Algunos países ya han recogido las recomendaciones de la OMS con respecto a la medicina integrativa, en España seguimos estando a la cola en cuanto a tratamientos de vanguardia en este ámbito. Sin embargo, otros países ya la han incluido en la Constitución.